Skip to content

MINERA TRES VALLES ACTIVA EXPANSIÓN TRAS SUPERAR PROCESO DE REORGANIZACIÓN

 

La firma logró postergar sus deudas y reunir recursos frescos por unos US$ 23 millones, que viabilizan la operación de sus yacimientos ubicados en la Región de Coquimbo.

Luego de que esta semana los acreedores de Minera Tres Valles dieran luz verde al plan de reorganización de la firma, el gerente general de la compañía, Luis Vega, adelante la puesta en marcha de los proyectos con los que buscan poner en plena operación los yacimientos que se encuentran en la Región de Coquimbo.
Así, la firma tiene programado retomar la faena del rajo Don Gabriel- el mas importante de los tres que poseen-, a partir de enero 2021, con lo que busca recuperar la mayor parte de los empleos perdidos con la crisis económica, que les hizo reducir la dotación a prácticamente la mitad.

“Producto de llevar al proyecto a un nivel muy reducido en su funcionamiento, pasamos de 300 a 150 trabajadores directos, y de 400 contratistas a poco mas de 115. Esperamos retomar la operación a full capacidad y la partida de Don Gabriel debiese ser en enero, por lo que tendría que volver a las dotaciones previas a la crisis. Muchos empleos, sino todos, debiesen recuperarse”, asegura Vega.

En paralelo, se implementará el sistema de block caving para la explotación del yacimiento Papomono, una modalidad prácticamente inédita para la mediana minería, pero que promete importantes réditos, ya que tiene bajos costos unitarios, de unos US$ 12 por tonelada, además de leyes de mineral de 1,5%, que lo convertirían en el principal generador de valor de la minera.

En cuanto al proceso financiero, el ejecutivo detalló que la reorganización – que se desarrolló en paralelo en Chile, Singapur, Londres, Canadá y Estados Unidos – concluyó con un plan en el que la minera se compromete a pagar los US$ 17 millones que acumula en deuda con proveedores locales, en un plazo de cinco años, con un interés del 5% anual, mientras que para el préstamo que consiguieron en 2019 por US$ 45 millones con instituciones extranjeras, lograron un año extra para comenzar a pagarlo.
En dicho proceso, donde la compañía contó con la asesoría del estudio de abogados de Nelson Contador, la minera además logró recursos frescos de parte de los accionistas y los controladores por US$ 16 millones, que se suman a una reserva que mantenían por otros US$ 7 millones, que permitirán mantener la operación de las faenas.
Otro de los factores exógenos que ayudan al futuro de la firma, son el mejor precio del cobre y el aumento de las lluvias, elementos que fueron partes de las razones que esgrimió la compañía al momento de impulsar la reorganización financiera.

“Estos precios del cobre nos entregan oxígeno, ayudando a una generación de caja más grande de lo que teníamos planificado, lo que nos da una tranquilidad a corto plazo y nos permite cumplir con nuestros proveedores y trabajadores”, sostiene Vega.

Respecto de la seguía, gracias a las precipitaciones de los últimos meses en la zona central, la disponibilidad de agua de la compañía presenta un superávit de 600% respecto de lo visto en 2019, con lo que se logra asegurar al menos un 2021 con tranquilidad. En paralelo, la minera ya se encuentra trabajando para conseguir agua de otras fuentes, para que esa tranquilidad se extienda hasta el 2022.

“De ahí en adelante tenemos que seguir desarrollando proyectos para buscar una solución a largo plazo, pero al menos para los próximos dos años tenemos una seguridad técnica de que contamos con agua”, comenta Vega.

Otro de los recursos que la minera está impulsando es la modificación de la boleta de garantía que tuvo que presentar en el marco de la ley de cierre de faena, que, con la actualización aprobada en el Congreso, les permite la opción de cambio por una póliza de seguros.

“Es un proceso en ejecución, estamos en contacto con compañías de seguros, que nos están evaluando para ver la posibilidad de implementar esas pólizas. Esta es una tremenda noticia para nosotros y para toda la industria, que se capturen fondos de liquidez a través de las boletas, pero hay una oportunidad de mejora al funcionamiento y criterios, porque el mercado se está recién armando, y se requiere una mayor flexibilidad para la industria”, remata Vega.